sábado, 8 de agosto de 2015

Convicções que deram origem e identidade à Universidade

Os últimos textos do Professor Rui Baptista, os problemas que levanta no respeitante ao ensino superior, levaram-me a reler um artigo que apreciei, de modo muito particular, na altura da sua publicação. O título é "Tiene futuro la universidad? Análisis desde la filosofia de la educación" e a autora é María García Amilburu, da Faculdade de Educação da Universidade Nacional de Ensino a Distância - UNED - de Madrid.

Desse artigo, que pode ser encontrado no volume extra-série de 2011 da Revista Potuguesa de Pedagogia (aqui ), destaco a seguinte passagem;
"En la Grecia clásica, aunque existía la «idea» de Educación Superior, orientada especialmente a la formación del rey filósofo y de los guardianes, no había propiamente «instituciones» que se dedicaran a esta tarea. Aún así, se puede afirmar en cierto sentido que las Universidades son herederas del mismo impulso intelectual y moral que dio origen al Liceo de Platón, la Academia de Aristóteles o el Jardín de Epicuro, considerados como prototipos de Enseñanza Superior en la Grecia clásica. Estos grupos de amantes del saber constituían comunidades de maestros y discípulos que compartían algunas convicciones comunes tales como: 
• El conocimiento sensible, espontáneo e inmediato, puede conducir a errores y es preciso contrastarlo y someterlo a examen; 
• Para llegar al conocimiento de la verdad es necesario dialogar con otros seres humanos, porque así es como mejor se alcanza; 
• Mediante el diálogo, el discípulo puede examinar críticamente el conocimiento que se le propone; por lo tanto, el nuevo saber que el aprendiz adquiere es aceptado libremente; 
• El conocimiento es un bien en sí mismo y nos hace libres, porque nos libera de la ignorancia y el error; 
• No existen límites para la capacidad y libertad de conocer.

Sem comentários:

Enviar um comentário

1) Identifique-se com o seu verdadeiro nome.
2) Seja respeitoso e cordial, ainda que crítico. Argumente e pense com profundidade e seriedade e não como quem "manda bocas".
3) São bem-vindas objecções, correcções factuais, contra-exemplos e discordâncias.